Seguros baratos Advans

Por qué NO contratar un seguro de vida con el banco

Por qué NO contratar un seguro de vida con el banco

Por qué NO contratar un seguro de vida con el banco

En el mundo de hoy, para todo hay instituciones. Justamente por eso, es mejor contratar vuestro seguro de vida con los expertos en seguros. Os contamos por qué no contratar un seguro de vida con el banco.

Los últimos años, el negocio del seguro, como todos los demás, se ha diversificado. Seguro os ha pasado que vuestro banco os ha ofrecido en los últimos años ya un seguro de vida. Las instituciones bancarias han desarrollado una serie de productos relacionados con la gestión de la salud y la seguridad pero, a fin de cuentas, siguen siendo: productos financieros.

El Seguro de Vida

El Seguro de Vida

Por supuesto, para poder alcanzar determinada cuota de mercado en un sector tan competido como los seguros, estos productos están bien desarrollados y pueden resultar atractivos: facilidades de pago, domiciliados en cuenta, estructurados en paquetes económicos. Esas podrían ser quizás interesantes razones para decir que sí. Pero… ¿os habéis preguntado… por qué quizás no es conveniente contratar un seguro de vida a través del banco?… Os lo contamos:

  • Muchos bancos lo están colocando ya como obligación más que como opción. Nadie puede obligaros a suscribir un seguro de vida en un banco como condición para obtener un préstamo, abrir una cuenta, o cualquier otra operación. Si esto os ha pasado, podéis buscar asesoría con un abogado. No os podéis quitar la posibilidad de elegir. El mercado de seguros es muy grande y tiene opciones para todas las necesidades. La posibilidad de estudiarlo y comparar posibilidades hasta encontrar la ideal, es clave.
  • La banca no está especializada en seguros y, cuando dice estarlo, el argumento es débil, al comparar esa experticia aparente con los años de experiencia con los que cuentan las empresas de seguros. Hay que recordar que solo se trata de una venta cruzada: intentan colocaros dos productos (o más) en uno. Son productos que, además, no tienen relación entre sí, aunque así os lo cuenten. La Unión Europea sigue atenta a estas prácticas intentando limitar las ventas cruzadas.
  • Los bancos no ofrecen garantías sobre el seguro de vida a los contratantes. ¿Por qué?… Es simple: Para un banco, el individuo no es un asegurado, es un contratante. Esa pequeña diferencia semántica representa una gran brecha en cuanto al significado. Las aseguradoras están acostumbradas, más allá de la transacción económica, a velar por la salud y las Corredurías tienen incluso relaciones de años de fidelidad con sus asegurados. El banco no se preocupa por desarrollar esas relaciones con meros contratantes. Las ventas por volumen van en la merma de la atención al sujeto.
  • Al contratar un seguro de vida en un banco, generalmente se firma una solicitud, no un seguro directamente. Esta situación es más grave aún cuando la contratación es vía telefónica (como suele ofrecerse este servicio) o electrónica, sin la mediación de un personal especializado. Las solicitudes de pólizas emitidas por los bancos contienen una declaración de salud, de la que la mayoría de los contratantes no son conscientes y son rellenadas por empleados de marketing, o de turno. Esta práctica goza de dudosa legalidad en el mundo de los seguros.
  • Si surgiera algo: fallecimiento, invalidez total, etc., será cuesta arriba cobrar el seguro de vida contratado a través de un banco. Las instituciones bancarias solo venden el seguro, están cubiertas y, si el contratante no declara que ha tenido algún episodio de salud en la solicitud (porque generalmente no es él quien cumplimenta esta importante planilla), luego puede llegar a ser complicado exigir respuesta o apoyo en el banco. Además, la comunicación se maneja a través de mecanismos burocratizados y el reclamo no se hace a personas específicas. Contar con un asesor de seguros permite un acceso más directo y personalizado a los beneficios del seguro.
  • Las contrataciones de seguros de vida en los bancos vienen acompañadas de una cantidad de letras pequeñas que pocas veces son leídas y mucho menos explicadas por el personal. Porque, hay que insistir, el personal que ofrece los seguros de los bancos, generalmente, no está especializado en seguros.
  • Muy pocas veces los bancos hacen reconocimientos médicos. Hay muy escasa mediación experta involucrada.
  • El servicio y la atención al cliente no están especializados ni son regulados por el sector profesional experto.
  • Ofrecen productos genéricos, no a la medida de vuestras necesidades.
  • Si ya habéis contratado este tipo de seguros de vida, obligados además por el acceso a otros productos bancarios, aún estáis a tiempo de deshacer la acción. Podéis pedir al banco la solicitud del seguro y buscar en las letras pequeñas la cláusula obligatoria que establece un período de tiempo para retractarse de la contratación del seguro. Si aún estáis dentro de ese período, podéis ponerse en contacto con el banco y solicitar la anulación de la póliza de forma presencial, o mediante fax o email.
  • Si el seguro de vida está atado a una hipoteca bancaria, podéis poneros en contacto con un abogado. La contratación de una póliza de vida por esa vía es abusiva.

Si queréis contactar con expertos, podemos ofreceros asesoría aquí. Para contestar vuestras dudas e inquietudes estamos también en Twitter: @_Advans.

2 pensamientos sobre “Por qué NO contratar un seguro de vida con el banco

  1. Pingback: Piden tomar medidas para garantizar el cobro de los seguros de vida

  2. Pingback: ¿Qué contratas cuando contratas un seguro de vida?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies , para ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies